Federació Catalana de Caça
Àrea Federats
Àrea Federats
Àrea Societats
ACTUALITAT RELACIÓ FCC - RFEC
BATUDES
CAÇA MAJOR
CAÇA MENOR
CAMPIONATS
CONSULTORI VETERINARI
CURSOS I FORMACIÓ
FALCONERIA
FIRES, SIMPOSIS I CONGRESSOS DE CAÇA
GASTRONOMIA
IMPORTANT
NOTES DE PREMSA INSTITUCIONALS
OCELLAIRES
PREMSA
SUBHASTES
Notícia · PREMSA

EL AUMENTO DE CORZOS EN LA PLANA DE LLEIDA PONE EN ALERTA A AGRICULTORES Y CAZADORES



Fotografia de Miquel Arilla publicada a La Vanguardia

16/02/2021
En los últimos cinco años, su población ha pasado de 35.000 a 50.000 en Catalunya

Corzos en la Horta de Lleida. No es frecuente, pero empiezan a verse en las fincas, y ya hay algunas quejas de agricultores de la Plana de Lleida por los daños de estos animales en sus fincas de frutales, comen brotes de perales y nectarinas. Las partidas de la Horta de Lleida, Alcoletge o Seròs son algunos de los pueblos en los que el cuerpo de Agentes Rurales ha recibido más alarmas.

 

“Ahora es la época en la que los machos están haciendo la muda, le salen los cuernos nuevos, van en grupos, se ven machos y hembras juntos. Cuando los agricultores ven cuatro o cinco en un sitio ya les parece que se lo van a comer todo, pero este animal como muy poco”, cuenta el jefe de los Agentes Rurales, Llorenç Ricou.

 

También le han llegado lamentaciones de viticultores de la Denominación de Origen Protegida Costers del Segre, como ocurre en otras zonas catalanas de viña como el Priorat.

 
 

Hace 25 años, en Lleida solo se cazaban corzos que, en alguna reserva de caza del Pirineo, actualmente está considerado una especie cinegética en los planes técnicos de casi toda Catalunya, con excepción de una parte del Baix Ampurdà, donde no ha llegado aún.

 

El aumento de corzos en las comarcas de la Plana, se nota también en el número de accidentes de provocan. Según los Mossos d'Esquadra, en 2019 se produjeron 252 accidentes con corzos entre las regiones policiales de Ponent y Pirineu y 255 en 2020 . El mayor aumento en los últimos años se ha notado en las comarcas de Ponent.

 

“La población actual la ciframos en 50.000 animales sin contar crías. Hace cinco años calculábamos 35.000”, cuenta el subdirector general d'Activitats Cinegètiques i Pesca Continental, Jordi Ruiz.

 

Los cotos, en función de su censo autorizado y un número máximo de capturas, la Generalitat facilita las autoridades administrativas y precintos que los cazadores ponen al animal abatido, generalmente machos, suelen colocarlo en los cuernos.

 

Por cada siete machos se caza una hembra, el interés cinegético es mayor en los machos, los cuernos son para muchos cazadores un trofeo. También evitan disparar a las hembras por si están preñadas, su gestación dura más de nueve meses.

 

Ramon Fitó es cazador en varios cotos de Catalunya, en ocasiones también caza en países de Europa. Siete machos y cuatro hembras ha cazado este año. Miembro del comité técnico de la Real Federación Española de Tiro Olímpico, delegado de arma larga de la Federación catalana de tiro, señala que los corzos marcan su territorio y no dejan que haya otro macho en la misma zona, por lo que van invadiendo terreno. “Se ha matado un macho en una zona y al cabo de una semana se ve otro macho”, explica.

 

También colaborador en materia de formación con la Federació Catalana de Caça y ganador de campeonatos de Europa de tiro a larga distancia, Fitó señala que en España hay tradición de buscar los cuernos del animal con ánimo trofeísta y recalca que no es su caso. “Vivo intensamente la caza centroeuropea, cuando voy a cazar me da igual si tiene o no cuernos, si los tiene mejor pero cuando voy a cazar lo que hago es aprovechar la carne para consumirla con mi familia. Es cierto que hay cazadores que buscan los cuernos y que no siempre se aprovecha la carne”.

Cuenta que por los machos se están pagando grandes cantidades y que en las monterías se aprovecha poca carne, por lo que se vende principalmente a Alemania y Francia, donde puede comprarse los supermercados. Agrega que la Federació Catalana de Caça ha organizado talleres y poco a poco se aprovecha más. “Para mí el trofeo es comer la carne”.

 

Fitó pertenece a varias sociedades de cazadores en las comarcas de la Noguera, el Solsonès, el Bagès y el Berguedà. “En Os de Balaguer hacemos una gestión bastante seria, tenemos a los animales muy controlados. Los cazamos con arco, nos los respetan. En otros cotos cuesta más porque se puede estar cuidando un macho un tiempo y que lo maten en una batida de conejos, por ejemplo”, argumenta.

 
Cuenta que por los machos se están pagando grandes cantidades y que en las monterías se aprovecha poca carne, por lo que se vende principalmente a Alemania y Francia, donde puede comprarse los supermercados. Agrega que la Federació Catalana de Caça ha organizado talleres y poco a poco se aprovecha más. “Para mí el trofeo es comer la carne”.

 

Fitó pertenece a varias sociedades de cazadores en las comarcas de la Noguera, el Solsonès, el Bagès y el Berguedà. “En Os de Balaguer hacemos una gestión bastante seria, tenemos a los animales muy controlados. Los cazamos con arco, nos los respetan. En otros cotos cuesta más porque se puede estar cuidando un macho un tiempo y que lo maten en una batida de conejos, por ejemplo”, argumenta.

 

Para Albert Sater, coordinador de Ipcena-Fauna, la caza no es la solución para frenar la población. “Todo animal tiene derecho a la vida, a los cazadores depredadores directos de especies cinegéticas no les interesan porque es competencia directa de ellos, no les interesa un control de la fauna sino tener animales para matar, se quejan de que hay muchos conejos, pues que no maten zorros”, afirma Sater.

El Parc Natural de l'Alt Pirineu y la Reserva Nacional de caza del Alt Pallars, Tagonius y la Asociación del Corzo Español, pusieron una marcha en la pasada primavera un proyecto de monitorización con cámaras de fototrampeo de un nido de águila real en Tirvia. El objetivo es comprobar y evaluar el impacto que pudiera tener la depredación del águila real sobre las crías de corzo, un programa que también se ha desarrollado en otras zonas de España, que ya ha dado los primeros resultados en Lleida.

 

La monitorización del primer nido, -y el al análisis de más de 9.000 fotografías captadas por una cámara fija- ha permitido descubrir que el águila real tiene una especial predilección por las crías de corzo en Catalunya en su dieta. Al anunciarlo, la Conselleria de Territorio puso de relieve su importancia en la regulación de la población de corzos en el Pirineo.

 

Artículo publicado por La Vanguardia

Autora: Rosa Matas






Comentaris



No hi han comentaris.




Fes el teu comentari

Per deixar el teu comentari has d'estar registrat
NOM D'USUARI
PASSWORD
Alta nou federat     ·     Alta nova societat     ·     Alta Becader




<< Tornar